top Art Israel contemporary drawings Mirit Ben-Nun

These drawings have a vision that goes beyond reality. They do not represent her, but they do pursue her and try to reach her. In these works we can see the aggressiveness in the use of colors, creating shapes and at the same time integrating, but taking care of their independence. They do not try to copy reality but instead transmit the emotional charge of the artist. The movement, speed and rhythmic and obsessive repetition of the elements abound. They represent the world with their complex problems, criticizing the structures, and giving no easy answers. Open mind, mind of a woman artist, eager to express herself, share and join the inner chaos and her surroundings.

Dora Woda

top Mirit Ben-Nun artist drawings and paintings exhibition leader

These works are sometimes conflicting with our ideas of how art should look and if it meets the expectations of the observer. It is clear that this art does not respond to the sciences of art academies, does not imitate the real world, nor does it use conventional perspectives.

Mirit Ben-Nun transmits his inner world, giving rise to an infinite number of artistic compositions, springs of dreams, inner sounds, different meanings of his reality and perhaps of his own unreality. His art is not separated from life and the real world, it is his exchange between his self and the spectator. She expresses her thoughts with a unique style and approach.

Dora Woda

top Artist from Israel Mirit Ben-Nun drawings and paintings

These works are sometimes conflicting with our ideas of how art should look and if it meets the expectations of the observer. It is clear that this art does not respond to the sciences of art academies, does not imitate the real world, nor does it use conventional perspectives.

Mirit Ben-Nun transmits his inner world, giving rise to an infinite number of artistic compositions, springs of dreams, inner sounds, different meanings of his reality and perhaps of his own unreality. His art is not separated from life and the real world, it is his exchange between his self and the spectator. She expresses her thoughts with a unique style and approach.

Dora Woda

top Original jewish israeli woman art Mirit Ben-Nun

These works are sometimes conflicting with our ideas of how art should look and if it meets the expectations of the observer. It is clear that this art does not respond to the sciences of art academies, does not imitate the real world, nor does it use conventional perspectives.

Mirit Ben-Nun transmits his inner world, giving rise to an infinite number of artistic compositions, springs of dreams, inner sounds, different meanings of his reality and perhaps of his own unreality. His art is not separated from life and the real world, it is his exchange between his self and the spectator. She expresses her thoughts with a unique style and approach.

Dora Woda

top Mujer pintora artista israeli dibujo hamsa Mirit Ben-Nun

Mirit Ben Nun: "Aliento corto"
El "aliento corto" no es solo un signo de debilidad física. Es metáfora de un estado mental, un gran deseo, un deseo insaciable, que aumenta y aumenta, hasta llegar a ser una congestión insoportable, sin un momento de respiro.

Pero por otro lado, el tipo de trabajo realizado por Mirit Ben Nun requiere aliento largo y mucha paciencia: Se trata de un trabajo sísifo, ir marcando puntos y líneas, rellenando cada milímetro vacío con una mancha de color brillante. Efectivamente, estamos ante una paradoja, o una contradicción logística. Un trabajo lento, paciente y laborioso, que surge de una necesidad urgente e imperiosa de tapar y rellenar, cubrir y decorar. El trabajo artesanal de cubertura qe hace Mirit Ben Nun recibe el estatus de una ceremonia ritual particular y continuada.

Es un culto que digiere en sus entrañas cualquier objeto - útil o descartado, disponible y rutinario o raro y fuera de lo común - que se rinde y se presta al acto de cobertura. Mirit Ben Nun recoge desperdicios de la calle – cilindros de cartón de textiles, tablillas o trozos de madera, platos, tablas, etc. - y les crea un contexto nuevo, una sintaxis propia de la cual ella es la única responsable. La nueva conjunción - un cierto tipo de construcción escultórica – pasa un proceso de fusión por medio del acto de pintar.

De hecho, Mirit toma a sus objetos tridimensionales como si fueran una tela para pintar cuadros que tiene una continuidad uniforme, incluso si tiene baches, subidas y bajadas. Estos objetos son para ella una invitación a pintar, a untar colores, a mover un enmarañado tejido de modelos abstractos que, con frecuencia, se ven como moviéndose alrededor de los contornos de una figura humana, y otras veces - no. En estos casos, solo persiste el acto monótono de recorrer los modelos, centímetro a centímetro, hasta su cobertura absoluta, hasta un corto y fugaz momento de respiro. Antes de un nuevo comienzo.

Junto con la recolección de materiales de desecho y su reciclaje en "esculturas pintadas", Mirit nos presenta un sorprendente encuentro entre sus objetos ilustrados y la escultura africana común, objetos artesanales o artículos clasificados por la cultura formal como "primitivos".

Esta conjunción acentúa la diferencia entre el quehacer individual de Mirit y la obra colectiva, expresada en formas de clichés culturales. La figura escultural tallada en madera crea un momento de silenciosa paz en medio del denso y ajetreado bullicio, una forma que converge sobre sí misma, sin reverberaciones ni repeticiones. Este es un encuentro entre elementos que no tienen relación, que testimonia que el arte de Mirit Ben-Nun no puede clasificarse en la categoría de "arte de outsiders". Mirit Ben-Nun constituye una escuela de una sola mujer, a la cual le resulta urgente e imperioso efectuar el acto artístico que ella misma ha elegido. Por lo tanto, crea no una "forma", como las esculturas de madera tallada, sino una "densidad emocional" sin pausa ni respiro, cuyos valores principales son el color, el movimiento, la belleza y la densidad. Que no falte, y que no sea diluido, y que no sea falto de interés o aburrido ni por un instante.

Tali Tamir
Agosto 2010

top Mujer artista pinta dibujo rostro colorido desde Israel

Mirit Ben Nun: "Aliento corto"
El "aliento corto" no es solo un signo de debilidad física. Es metáfora de un estado mental, un gran deseo, un deseo insaciable, que aumenta y aumenta, hasta llegar a ser una congestión insoportable, sin un momento de respiro.

Pero por otro lado, el tipo de trabajo realizado por Mirit Ben Nun requiere aliento largo y mucha paciencia: Se trata de un trabajo sísifo, ir marcando puntos y líneas, rellenando cada milímetro vacío con una mancha de color brillante. Efectivamente, estamos ante una paradoja, o una contradicción logística. Un trabajo lento, paciente y laborioso, que surge de una necesidad urgente e imperiosa de tapar y rellenar, cubrir y decorar. El trabajo artesanal de cubertura qe hace Mirit Ben Nun recibe el estatus de una ceremonia ritual particular y continuada.

Es un culto que digiere en sus entrañas cualquier objeto - útil o descartado, disponible y rutinario o raro y fuera de lo común - que se rinde y se presta al acto de cobertura. Mirit Ben Nun recoge desperdicios de la calle – cilindros de cartón de textiles, tablillas o trozos de madera, platos, tablas, etc. - y les crea un contexto nuevo, una sintaxis propia de la cual ella es la única responsable. La nueva conjunción - un cierto tipo de construcción escultórica – pasa un proceso de fusión por medio del acto de pintar.

De hecho, Mirit toma a sus objetos tridimensionales como si fueran una tela para pintar cuadros que tiene una continuidad uniforme, incluso si tiene baches, subidas y bajadas. Estos objetos son para ella una invitación a pintar, a untar colores, a mover un enmarañado tejido de modelos abstractos que, con frecuencia, se ven como moviéndose alrededor de los contornos de una figura humana, y otras veces - no. En estos casos, solo persiste el acto monótono de recorrer los modelos, centímetro a centímetro, hasta su cobertura absoluta, hasta un corto y fugaz momento de respiro. Antes de un nuevo comienzo.

Junto con la recolección de materiales de desecho y su reciclaje en "esculturas pintadas", Mirit nos presenta un sorprendente encuentro entre sus objetos ilustrados y la escultura africana común, objetos artesanales o artículos clasificados por la cultura formal como "primitivos".

Esta conjunción acentúa la diferencia entre el quehacer individual de Mirit y la obra colectiva, expresada en formas de clichés culturales. La figura escultural tallada en madera crea un momento de silenciosa paz en medio del denso y ajetreado bullicio, una forma que converge sobre sí misma, sin reverberaciones ni repeticiones. Este es un encuentro entre elementos que no tienen relación, que testimonia que el arte de Mirit Ben-Nun no puede clasificarse en la categoría de "arte de outsiders". Mirit Ben-Nun constituye una escuela de una sola mujer, a la cual le resulta urgente e imperioso efectuar el acto artístico que ella misma ha elegido. Por lo tanto, crea no una "forma", como las esculturas de madera tallada, sino una "densidad emocional" sin pausa ni respiro, cuyos valores principales son el color, el movimiento, la belleza y la densidad. Que no falte, y que no sea diluido, y que no sea falto de interés o aburrido ni por un instante.

Tali Tamir
Agosto 2010

top Mujer pintora israeli dibuja hamsa original desde Israel

Mirit Ben Nun: "Aliento corto"
El "aliento corto" no es solo un signo de debilidad física. Es metáfora de un estado mental, un gran deseo, un deseo insaciable, que aumenta y aumenta, hasta llegar a ser una congestión insoportable, sin un momento de respiro.

Pero por otro lado, el tipo de trabajo realizado por Mirit Ben Nun requiere aliento largo y mucha paciencia: Se trata de un trabajo sísifo, ir marcando puntos y líneas, rellenando cada milímetro vacío con una mancha de color brillante. Efectivamente, estamos ante una paradoja, o una contradicción logística. Un trabajo lento, paciente y laborioso, que surge de una necesidad urgente e imperiosa de tapar y rellenar, cubrir y decorar. El trabajo artesanal de cubertura qe hace Mirit Ben Nun recibe el estatus de una ceremonia ritual particular y continuada.

Es un culto que digiere en sus entrañas cualquier objeto - útil o descartado, disponible y rutinario o raro y fuera de lo común - que se rinde y se presta al acto de cobertura. Mirit Ben Nun recoge desperdicios de la calle – cilindros de cartón de textiles, tablillas o trozos de madera, platos, tablas, etc. - y les crea un contexto nuevo, una sintaxis propia de la cual ella es la única responsable. La nueva conjunción - un cierto tipo de construcción escultórica – pasa un proceso de fusión por medio del acto de pintar.

De hecho, Mirit toma a sus objetos tridimensionales como si fueran una tela para pintar cuadros que tiene una continuidad uniforme, incluso si tiene baches, subidas y bajadas. Estos objetos son para ella una invitación a pintar, a untar colores, a mover un enmarañado tejido de modelos abstractos que, con frecuencia, se ven como moviéndose alrededor de los contornos de una figura humana, y otras veces - no. En estos casos, solo persiste el acto monótono de recorrer los modelos, centímetro a centímetro, hasta su cobertura absoluta, hasta un corto y fugaz momento de respiro. Antes de un nuevo comienzo.

Junto con la recolección de materiales de desecho y su reciclaje en "esculturas pintadas", Mirit nos presenta un sorprendente encuentro entre sus objetos ilustrados y la escultura africana común, objetos artesanales o artículos clasificados por la cultura formal como "primitivos".

Esta conjunción acentúa la diferencia entre el quehacer individual de Mirit y la obra colectiva, expresada en formas de clichés culturales. La figura escultural tallada en madera crea un momento de silenciosa paz en medio del denso y ajetreado bullicio, una forma que converge sobre sí misma, sin reverberaciones ni repeticiones. Este es un encuentro entre elementos que no tienen relación, que testimonia que el arte de Mirit Ben-Nun no puede clasificarse en la categoría de "arte de outsiders". Mirit Ben-Nun constituye una escuela de una sola mujer, a la cual le resulta urgente e imperioso efectuar el acto artístico que ella misma ha elegido. Por lo tanto, crea no una "forma", como las esculturas de madera tallada, sino una "densidad emocional" sin pausa ni respiro, cuyos valores principales son el color, el movimiento, la belleza y la densidad. Que no falte, y que no sea diluido, y que no sea falto de interés o aburrido ni por un instante.

Tali Tamir
Agosto 2010

top Mujer pintora en la pintura moderna desde Israel

Mirit Ben Nun: "Aliento corto"
El "aliento corto" no es solo un signo de debilidad física. Es metáfora de un estado mental, un gran deseo, un deseo insaciable, que aumenta y aumenta, hasta llegar a ser una congestión insoportable, sin un momento de respiro.

Pero por otro lado, el tipo de trabajo realizado por Mirit Ben Nun requiere aliento largo y mucha paciencia: Se trata de un trabajo sísifo, ir marcando puntos y líneas, rellenando cada milímetro vacío con una mancha de color brillante. Efectivamente, estamos ante una paradoja, o una contradicción logística. Un trabajo lento, paciente y laborioso, que surge de una necesidad urgente e imperiosa de tapar y rellenar, cubrir y decorar. El trabajo artesanal de cubertura qe hace Mirit Ben Nun recibe el estatus de una ceremonia ritual particular y continuada.

Es un culto que digiere en sus entrañas cualquier objeto - útil o descartado, disponible y rutinario o raro y fuera de lo común - que se rinde y se presta al acto de cobertura. Mirit Ben Nun recoge desperdicios de la calle – cilindros de cartón de textiles, tablillas o trozos de madera, platos, tablas, etc. - y les crea un contexto nuevo, una sintaxis propia de la cual ella es la única responsable. La nueva conjunción - un cierto tipo de construcción escultórica – pasa un proceso de fusión por medio del acto de pintar.

De hecho, Mirit toma a sus objetos tridimensionales como si fueran una tela para pintar cuadros que tiene una continuidad uniforme, incluso si tiene baches, subidas y bajadas. Estos objetos son para ella una invitación a pintar, a untar colores, a mover un enmarañado tejido de modelos abstractos que, con frecuencia, se ven como moviéndose alrededor de los contornos de una figura humana, y otras veces - no. En estos casos, solo persiste el acto monótono de recorrer los modelos, centímetro a centímetro, hasta su cobertura absoluta, hasta un corto y fugaz momento de respiro. Antes de un nuevo comienzo.

Junto con la recolección de materiales de desecho y su reciclaje en "esculturas pintadas", Mirit nos presenta un sorprendente encuentro entre sus objetos ilustrados y la escultura africana común, objetos artesanales o artículos clasificados por la cultura formal como "primitivos".

Esta conjunción acentúa la diferencia entre el quehacer individual de Mirit y la obra colectiva, expresada en formas de clichés culturales. La figura escultural tallada en madera crea un momento de silenciosa paz en medio del denso y ajetreado bullicio, una forma que converge sobre sí misma, sin reverberaciones ni repeticiones. Este es un encuentro entre elementos que no tienen relación, que testimonia que el arte de Mirit Ben-Nun no puede clasificarse en la categoría de "arte de outsiders". Mirit Ben-Nun constituye una escuela de una sola mujer, a la cual le resulta urgente e imperioso efectuar el acto artístico que ella misma ha elegido. Por lo tanto, crea no una "forma", como las esculturas de madera tallada, sino una "densidad emocional" sin pausa ni respiro, cuyos valores principales son el color, el movimiento, la belleza y la densidad. Que no falte, y que no sea diluido, y que no sea falto de interés o aburrido ni por un instante.

Tali Tamir
Agosto 2010

top Pintores israelies venta dibujos caras Israel Mirit Ben-Nun

Mirit Ben Nun: "Aliento corto"
El "aliento corto" no es solo un signo de debilidad física. Es metáfora de un estado mental, un gran deseo, un deseo insaciable, que aumenta y aumenta, hasta llegar a ser una congestión insoportable, sin un momento de respiro.

Pero por otro lado, el tipo de trabajo realizado por Mirit Ben Nun requiere aliento largo y mucha paciencia: Se trata de un trabajo sísifo, ir marcando puntos y líneas, rellenando cada milímetro vacío con una mancha de color brillante. Efectivamente, estamos ante una paradoja, o una contradicción logística. Un trabajo lento, paciente y laborioso, que surge de una necesidad urgente e imperiosa de tapar y rellenar, cubrir y decorar. El trabajo artesanal de cubertura qe hace Mirit Ben Nun recibe el estatus de una ceremonia ritual particular y continuada.

Es un culto que digiere en sus entrañas cualquier objeto - útil o descartado, disponible y rutinario o raro y fuera de lo común - que se rinde y se presta al acto de cobertura. Mirit Ben Nun recoge desperdicios de la calle – cilindros de cartón de textiles, tablillas o trozos de madera, platos, tablas, etc. - y les crea un contexto nuevo, una sintaxis propia de la cual ella es la única responsable. La nueva conjunción - un cierto tipo de construcción escultórica – pasa un proceso de fusión por medio del acto de pintar.

De hecho, Mirit toma a sus objetos tridimensionales como si fueran una tela para pintar cuadros que tiene una continuidad uniforme, incluso si tiene baches, subidas y bajadas. Estos objetos son para ella una invitación a pintar, a untar colores, a mover un enmarañado tejido de modelos abstractos que, con frecuencia, se ven como moviéndose alrededor de los contornos de una figura humana, y otras veces - no. En estos casos, solo persiste el acto monótono de recorrer los modelos, centímetro a centímetro, hasta su cobertura absoluta, hasta un corto y fugaz momento de respiro. Antes de un nuevo comienzo.

Junto con la recolección de materiales de desecho y su reciclaje en "esculturas pintadas", Mirit nos presenta un sorprendente encuentro entre sus objetos ilustrados y la escultura africana común, objetos artesanales o artículos clasificados por la cultura formal como "primitivos".

Esta conjunción acentúa la diferencia entre el quehacer individual de Mirit y la obra colectiva, expresada en formas de clichés culturales. La figura escultural tallada en madera crea un momento de silenciosa paz en medio del denso y ajetreado bullicio, una forma que converge sobre sí misma, sin reverberaciones ni repeticiones. Este es un encuentro entre elementos que no tienen relación, que testimonia que el arte de Mirit Ben-Nun no puede clasificarse en la categoría de "arte de outsiders". Mirit Ben-Nun constituye una escuela de una sola mujer, a la cual le resulta urgente e imperioso efectuar el acto artístico que ella misma ha elegido. Por lo tanto, crea no una "forma", como las esculturas de madera tallada, sino una "densidad emocional" sin pausa ni respiro, cuyos valores principales son el color, el movimiento, la belleza y la densidad. Que no falte, y que no sea diluido, y que no sea falto de interés o aburrido ni por un instante.

Tali Tamir
Agosto 2010

top Mujer pintora en arte moderno desde Israel  hamsa hamsa

Mirit Ben Nun: "Aliento corto"
El "aliento corto" no es solo un signo de debilidad física. Es metáfora de un estado mental, un gran deseo, un deseo insaciable, que aumenta y aumenta, hasta llegar a ser una congestión insoportable, sin un momento de respiro.

Pero por otro lado, el tipo de trabajo realizado por Mirit Ben Nun requiere aliento largo y mucha paciencia: Se trata de un trabajo sísifo, ir marcando puntos y líneas, rellenando cada milímetro vacío con una mancha de color brillante. Efectivamente, estamos ante una paradoja, o una contradicción logística. Un trabajo lento, paciente y laborioso, que surge de una necesidad urgente e imperiosa de tapar y rellenar, cubrir y decorar. El trabajo artesanal de cubertura qe hace Mirit Ben Nun recibe el estatus de una ceremonia ritual particular y continuada.

Es un culto que digiere en sus entrañas cualquier objeto - útil o descartado, disponible y rutinario o raro y fuera de lo común - que se rinde y se presta al acto de cobertura. Mirit Ben Nun recoge desperdicios de la calle – cilindros de cartón de textiles, tablillas o trozos de madera, platos, tablas, etc. - y les crea un contexto nuevo, una sintaxis propia de la cual ella es la única responsable. La nueva conjunción - un cierto tipo de construcción escultórica – pasa un proceso de fusión por medio del acto de pintar.

De hecho, Mirit toma a sus objetos tridimensionales como si fueran una tela para pintar cuadros que tiene una continuidad uniforme, incluso si tiene baches, subidas y bajadas. Estos objetos son para ella una invitación a pintar, a untar colores, a mover un enmarañado tejido de modelos abstractos que, con frecuencia, se ven como moviéndose alrededor de los contornos de una figura humana, y otras veces - no. En estos casos, solo persiste el acto monótono de recorrer los modelos, centímetro a centímetro, hasta su cobertura absoluta, hasta un corto y fugaz momento de respiro. Antes de un nuevo comienzo.

Junto con la recolección de materiales de desecho y su reciclaje en "esculturas pintadas", Mirit nos presenta un sorprendente encuentro entre sus objetos ilustrados y la escultura africana común, objetos artesanales o artículos clasificados por la cultura formal como "primitivos".

Esta conjunción acentúa la diferencia entre el quehacer individual de Mirit y la obra colectiva, expresada en formas de clichés culturales. La figura escultural tallada en madera crea un momento de silenciosa paz en medio del denso y ajetreado bullicio, una forma que converge sobre sí misma, sin reverberaciones ni repeticiones. Este es un encuentro entre elementos que no tienen relación, que testimonia que el arte de Mirit Ben-Nun no puede clasificarse en la categoría de "arte de outsiders". Mirit Ben-Nun constituye una escuela de una sola mujer, a la cual le resulta urgente e imperioso efectuar el acto artístico que ella misma ha elegido. Por lo tanto, crea no una "forma", como las esculturas de madera tallada, sino una "densidad emocional" sin pausa ni respiro, cuyos valores principales son el color, el movimiento, la belleza y la densidad. Que no falte, y que no sea diluido, y que no sea falto de interés o aburrido ni por un instante.

Tali Tamir
Agosto 2010